.

.

21 de junio de 2011

Hierbas aromáticas (I)

El uso de las hierbas aromáticas, forman parte de la cultura general des de tiempos remotos, siempre se han utilizado en medicina y en la cocina, para sazonar guisos, salsas y todos nuestros platos.

Normalmente se utilizan las hojas frescas, secas o deshidratadas. Suelen ser plantas muy aromáticas, por lo que se recomienda en salsas añadirlas unos minutos antes de terminar la cocción, para conservar su aroma y sus propiedades y moderar las dosis.

Hoy os mostramos una pequeña selección:.

Orégano: con un aroma inconfundible, más intenso cuando sus hojas están secas y más suave si se utiliza fresco (ver foto inferior), una de las hierbas más utilizadas en la cocina italiana y en menor medida en la mediterránea, combina muy bien en quesos frescos, con tomate, con platos de pasta, salsas, olivas, encurtidos...



Hinojo: en la costa mediterránea crece de manera silvestre, pero se cultiva para consumo gastronómico.


Las hojas y los tallos picados se utilizan como hierba aromática, las semillas como especie y se obtiene aceite esencial y el bulbo lo utilizamos como hortaliza.

Sus semillas secas las utilizaremos para condimentar tartas, panes y pasteles, molido lo utilizaremos en curries y lo utilizaremos para condimentar pescados, como caballa, arenque y salmón.

Tomillo: una hierba que armoniza muy bien con platos de carne, aves y caza, perfecta también para salsas con tomate. En adobos y salsas con vino. Además es una hierba que desengrasa mucho los platos.

Excelente combinada con romero y laurel. Es preferible utilizarlo seco, aromatiza mucho más los platos y se recomienda utilizarlos a principios del guisado, para que sus aceites se empapen.



Laurel: utilizaremos sus hojas frescas o secas, para la elaboración de guisos, salsas, caldos de larga cocción de carne, aves o caza. Y en caldos cortos de pescado "fumet". Se recomiendo utilizarlo en pequeñas dosis, 1 hoja o 2 pues desprende su aroma lentamente durante el guiso.

Antes de triturar o servir, hemos de retirar las hojas.



Perifollo: su sabor recuerda al anís, utilizaremos el tallo para ensaladas y las hojas para salsas, carnes, aves, pescados y platos que lleven huevo. Se añadirá al final de la cocción para mantener su sabor y sus propiedades.


Nota: como normal general, tendremos en cuenta que cuando en una receta nos piden cierta cantidad de una hierba fresca y sólo tenemos seca, debemos coger la mitad de la cantidad indicada

10 comentarios:

  1. Muchas gracias por esta entrada me ha parecido muy interesante!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada...me ha gustado mucho.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Unes les tinc fresques altres seques!!!però no falten mai!!!petons

    ResponderEliminar
  4. Que buena información sobre las hierbas
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. la verdad es que su uso,hace que las comidas tengan otro aire

    ResponderEliminar
  6. imprescindibles en una cocina yo sin mis hierbas no soy nada
    un peto
    miquel

    ResponderEliminar
  7. Una información para guardar y tener siempre a mano.
    Gracias por compartirla.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  8. Me gustan mucho las hierbas aromáticas frescas, aunque con el microclima que tengo en casa son difíciles de conservar. Gracias por la información.
    Sitos

    ResponderEliminar
  9. una de las cosas que mas me gusta en la cocina son las aromáticas y frescas. Bss

    ResponderEliminar

Esperamos que la entrada de hoy te haya gustado. Si tienes alguna duda o quieres comentar...no dudes que leemos y contestamos todos los mensajes.

Neus y Sonia, el equipo de Pienso...luego cocino