.

.

19 de enero de 2012

Patatas


La patata, originaria del continente Americano, un tubérculo que forma parte de nuestra alimentación, podemos cocinarla como más nos guste, desde hervidas, al horno, fritas, asadas... acompañante de muchisimos de nuestros platos principales.


Aportan muchisima energía a nuestro organismo, son muy ricas en potasio, hidratos de carbono, tiene 80 calorías, si son asadas o hervidas pero fritas pueden llegar a tener a 240 calorías.

En el mercado podemos encontrar varios tipos de patatas, que se adaptaran mejor a nuestras elaboraciones en la cocina.

Al hablar de patatas, solemos decir:

Patatas nuevas, que han sido arrancadas de la tierra antes de su maduración. Son más bien pequeñas y de piel muy lisa y dorada. Contienen mucha agua y son de una gran calidad en la cocina. Su conservación es corta, por lo que se recomienda no almacenar muchas y hacerlo en un lugar oscuro y seco.

Al comprarlas se recomienda que su piel este brillante y tersa. Para poder eliminar mejor su piel con un raspado.

Al hevirlas es recomendable hacerlo con su piel y al vapor para que conserven todas sus vitaminas.

Se suele encontrar de marzo a junio.

Patatas viejas, estas aparecen a finales de año, su piel ya es más rugosa, no tienen tanta calidad como las nuevas, por lo que no son tan versátiles en la cocina. Son muy aptas para purés y guisos.

Su conservación es más duradera que la nueva.

Luego podemos encontrar diferentes tipos de patatas, que se adaptarán mejor a nuestros platos:

Kennebeck: de carne blanca piel parda, de formas irregulares, contiene el doble de almidón del resto de variedades. Es la variedad más frecuente en la cocina europea, por su sabor dulce y su textura harinosa.

Es sensible a la luz, por lo que se recomiendo guardarlas en lugares oscuros y secos.

Es muy versátil en la cocina, siempre nos dará un buen resultado en nuestros platos.

Spunta: de carne y piel amarilla. Se vende sin lavar, la encontraremos en mercados. Es muy apta para todo tipo de platos.

Monalisa: de carne y piel blanca de forma ovalada, la hace perfecta para asar y hervir, por tener una carne poco harinosa. Son duraderas y económicas.

Desirée: de carne casi blanca y piel roja. Son muy buenas para freír o para hacer purés.

Annabelle: ovalada, de carne amarillo pálido y piel amarilla. Se vende muy bien lavada.

Es ideal para cocer y asar.

Es de procedencia holandesa, relativamente nueva y difícil de encontrar.

Podemos encontrar muchisimas más variedades en los mercados, dependiendo de la zona donde residamos.

Una patata poco habitual en nuestros mercados, es la Patata Azul originaria de los Andes. Su uso es más bien decorativo, para ensaladas o como guarnición. Podemos cortarlas en láminas cocerlas al vapor y rociar con aceite y sal. O hacer un puré vistoso.




Sugerencias de recetas con patatas:
 Alcachofas con patatas salteadas y cebolla confitada  Huevos estrellados con jamón ibérico

7 comentarios:

  1. Muy interesante. Gracias. Besiños.

    ResponderEliminar
  2. Un artículo interesante, sí. Per conèixer millor aquet tubercle tan nutritiu. Gràcies

    ResponderEliminar
  3. un tuberculo maravilloso en todas sus variantes
    petons

    ResponderEliminar
  4. Cuando estuve en Perú me contaron que había más de 3000 tipos de patatas diferentes documentadas. Es curioso como de algo que en principio era salvaje y venonoso los incas llegaron a hacer, "domesticándolo", algo tan básico en la alimentación de muchas culturas.

    ResponderEliminar
  5. ¿Os imagináis una cocina sin patata? ¡Imposible! Conociéndola, y a sabiendas de su versatilidad, ¿qué haría nuestra cocina sin la humilde doña patata?

    La patata nueva es la más ansiada, y creo que en cuanto le llega su temporada de venta al público, la gente está deseando comprarla. Una tortilla de patata con patata nueva está exquisita. La variedad monalisa, muy buena, y otra que me gusta mucho es de piel roja pero carne amarilla, no la desireé, que es de carne más blanca, y me gusta poco para cocer porque se deshace con casi mirarla.

    Un beso para las dos!!

    ResponderEliminar
  6. Jo no podria viure sense les patates! Les blaves les vaig fer un dia i són tan maques eh?
    petons

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho tu entrada, es muy interesante!!!

    ResponderEliminar

Esperamos que la entrada de hoy te haya gustado. Si tienes alguna duda o quieres comentar...no dudes que leemos y contestamos todos los mensajes.

Neus y Sonia, el equipo de Pienso...luego cocino