.

.

6 de junio de 2010

Pepino

El pepino es una hortaliza de piel verde oscura, algunos amarillentos, su interior es de pulpa blanca y acuosa con pequeñas semillas aplanadas.


Su origen se sitúa en el sur de Asia, donde pasó a extenderse por el resto de Oriente y Occidente, llegando a ser muy popular entre los griegos, romanos y los egipcios.

Durante la Edad Media se propago por todo el Mediterráneo y parte de Europa, pero no fue hasta el siglo XIX, con el uso de los invernaderos que se propago en toda Europa.

Podemos encontrar el pepino español, de tamaño pequeño, con una longitud de 15 cm y unos 125 gr de peso, de piel verde con rayas de color amarillo o blanco.

El francés, de 20 o 25 cm y de piel lisa.

Y el holandés, alcanzan unos 25 cm de largo con piel más o menos surcada.

Todos se consumen en crudo.

Luego podemos encontrar los pepinillos, utilizados para encurtidos.
Aunque se pueden encontrar todo el año su mejor época es en verano.

Su alto contenido de agua y la escasa presencia de hidratos de carbono, grasas y proteínas, convierte al pepino en un alimento idóneo para incluir en dietas hipocalóricas.

Nos aporta fibras y pequeñas cantidades de vitaminas C, provitamina A y vitamina E.

La vitamina A, es esencial para la visión, para la piel y el pelo, huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

La vitamina E interviene en la estabilidad de las células sanguíneas. Y la vitamina C tiene acción antioxidante. que interviene en la formación de colágeno.

Se recomienda no pelar del todo el pepino, pues parte de las vitaminas están en la piel.

El pepino contiene, abundante potasio, necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para el funcionamiento del sistema muscular, además de regular el nivel del agua de las células.

En menor cantidad aporta fósforo y magnesio, necesario para la formación de los huesos y de los dientes. Y su alto contenido en fibra, lo convierte en un recomendable laxante suave que ayuda a regular el sistema intestinal.

Sugerencias de recetas con pepino:

13 comentarios:

  1. Muy buena entrada, sabes que lo de no pelarlo del todo no lo sabía...
    besos

    ResponderEliminar
  2. El saben aquell que diu que és un tio que entra en un bar y le pide a la camarera:
    -Un Gintonic por favor!
    -Te pongo pepino?
    -Pues ahora que te miro bien... si... ;-)

    Petons i felicitats per les entrades informatives en general.

    ResponderEliminar
  3. fantastica entrada..es bueno saber estas cositas

    ResponderEliminar
  4. Ale, vamos todos a darnos al rico pepino, lo estupendos que vamos a estar y el que no, él se lo pierde.
    Un besito

    ResponderEliminar
  5. Gracias por contarnos todas estas cosas de nuestro querido pepino.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  6. pobre pepino como lo han puesto los politicos alemanes sin comerlo ni beberlo.Me gusta el pepino y ahora ya se mas
    petons
    miquel

    ResponderEliminar
  7. Buena aportación sobre el pepino y preciosa foto.
    besos.

    ResponderEliminar
  8. M'encanta!! I si és espanyol millor.
    Petons,
    Esther

    ResponderEliminar
  9. Gràcies noies! M'encanta, però no el puc menjar, em senta fatal!!!
    Petons

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por todo lo que nos enseñais!!
    VIVA EL PEPINO ESPAÑOL!!!!!!
    Muaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  11. muy interesante post. La verdad que a mi me gusta mucho. Bss

    ResponderEliminar
  12. cual es la manera ideal de limpiar un pepino sin que quede amargo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lucía, córtalo, échale sal y déjalo en el escurridor 30-40 minutos. Luego lo pasas por debajo del grifo para quitar el exceso de sal.

      Eliminar

Esperamos que la entrada de hoy te haya gustado. Si tienes alguna duda o quieres comentar...no dudes que leemos y contestamos todos los mensajes.

Neus y Sonia, el equipo de Pienso...luego cocino