.

.

5 de septiembre de 2013

Rábanos


Hay datos que confirman que hace más de 4000 mil años ya en Egipto se consumían los rábanos, aunque se cree que proceden de la China.

En la época de los griegos y de los romanos fue un ingrediente muy apreciado y valorado, fueron estos últimos quienes extendieron su cultivo por toda Europa.


Se clasifican dependiendo de su tamaño, color o  estación del año que se recolectan:

  • Rábano chino: japonés o daikon: presenta una forma alargada y cilíndrica de color blanco y de sabor muy suave. 
  • Rábano negro o de invierno: de forma cilíndrica y redondeado, su piel es negra, se recomienda pelarlo por que su piel es de dificil digestión, en cambio su carne blanca es de sabor suave y más digestiva.
  • Rabanitos: presentan formas esférica, ovalada o cilíndrica, su piel de color rojo o rosado y con carne blanca.
  • Rábanos de primavera son de tamaño pequeño y cilíndricos, mientras que los de la variedad verano son de mayor tamaño, ambos son la variedad que más se consumen. 

La mejor forma de degustar un rábano es consumirlo crudo para apreciar su textura crujiente con su ligero toque picante. 

La piel es lo que otorga ese sabor fuerte que molesta y no termina de gustar a muchas personas. Los de tamaño grande conviene pelarlos, pero los de tamaño pequeño,  rosados o rojos no es necesario pelar.

Antes de consumirlo, los lavaremos bien y los secaremos con un trapo limpio de cocina.

Podemos rallarlo, laminarlo...añadiendolo a nuestras ensaladas mezclándolo con otros vegetales que les dará un gusto especial .

Se pueden utilizar para preparar una salsa a base de yogur, para aliñar ensaladas o para acompañar pollo, aportando un toque picante.

También podemos cocinarlos y preparar cremas, se pueden asar al horno junto con otras verduras y hortalizas...

Sus hojas se pueden consumir, son similares a las espinacas y las trataremos igual.

Sugerencias de recetas con rábanos:

Rollitos de salmón ahumado y aguacate Tostada danesa Crema de queso crujiente Ensalada de patatas y gambitas con aliño de aceite de oliva virgen al limón

2 comentarios:

  1. que guay, mi madre los compro ayer por primera vez y no tenia ni idea de como cocinarlos....

    ResponderEliminar
  2. Pues aunque los haya visto cientos de veces en el súper nunca los he comprado porque no sabía que hacer con ellos. Gracias por toda esta información y por la propuesta de recetas, prometa probarlos!!

    ResponderEliminar

Esperamos que la entrada de hoy te haya gustado. Si tienes alguna duda o quieres comentar...no dudes que leemos y contestamos todos los mensajes.

Neus y Sonia, el equipo de Pienso...luego cocino