.

.

10 de septiembre de 2012

Granada


Se sabe que se cultivaba hace miles de años, pues hay indicios que los egipcios ya eran enterrados con este fruto, ya que en Oriente tiene un gran simbolismo religioso. Se cree que fueron los cartagineses quien introdujeron este fruto en la región mediterránea.


Su origen se extiende desde la zona de los Balcanes hasta el Himalaya, actualmente se cultiva en gran parte de Europa, Asia y América. Pero las más destacables, son las de Irán y Afganistán por sus variedades perfumadas y sabrosas.

España se ha convertido en un gran exportador sobre todo en Europa, con una extensión de cultivo de 2.500 hectáreas, con una producción de 20mil toneladas anuales.

Hay tres tipos de Granado:

El Granado común, con frutos dulces.

El Granado agrio, cuyo flor se utiliza para la ornamentación.

Y el Granado de fruto sin pepitas, esta variedad se encuentra en Oriente Medio.

Luego en España las variedades más cultivadas que podemos encontrar son Grano Elche o Mollar de Elche: grano de color rojo oscuro, pepita pequeña y blanda, que madura en otoño.

Y la variedad Mollar de Játiva, o Valencia: fruta aplanada, granos grandes y pepitas reducidas, es una variedad más temprana que la de Elche.

A principios de septiembre podemos empezar a ver granadas en el mercado, pero no es hasta mediados de otoño que están en su máximo esplendor, durando hasta finales de enero.

Al adquirir una granada, nos fijaremos que su piel no tenga ninguna magulladura, su piel tiene que estar dura y tersa, de color brillante con matices marrones. Elegiremos las piezas de buen tamaño y de peso elevado respecto a su tamaño.

Al llegar a casa las conservaremos en un lugar seco y fresco. Pero sino se ha de consumir en breves días en el frigorífico nos aguantara hasta 3 semanas.

Es una fruta de bajo valor calórico, debido a su bajo contenido en hidratos de carbono. En cuanto a minerales destacaremos el potasio, otro componente a destacar es el ácido cítrico y málico.

Para desgranar una granada, un método fácil es cortarla por la mitad, aplastar débilmente con la mano las paredes, ponerla sobre un plato con los granos hacia abajo y golpearla con el mango de un cuchillo, sus granos se aflojaran y caerán. Retiraremos la piel amarilla que hay en el interior, separando las celdas que contienen los granos, ya que es amarga.

Se puede consumir en macedonias, macerada en zumo de naranja, para elaborar zumos, la famosa granadina o jarabes de granada más conocida como melaza, con el que podremos elaborar múltiples platos como el famoso Muhammara. También podemos utilizar sus granos en ensaladas...

Sugerencia de recetas con granada:

 
Trifásico de granada con yogur y muesli Granadas con vino al aroma de canela

2 comentarios:

  1. Me encantan las granadas, con un poquito de azúcar o miel, buenísimas !!!!
    besos,

    ResponderEliminar
  2. Eih, nenes, no se si és cosa del meu ordinador o de l'enllaç o que la Sonia està liada amb el blog però no he pogut veure els enllaços d'ella i quan he anat al seu blog tampoc s'obre... ;-P

    La recepta de la melaza la tinc guardada des de l'any passat esperant que arrivés de nou, i C..... ja ha arrivat.


    Un petonet

    ResponderEliminar

Esperamos que la entrada de hoy te haya gustado. Si tienes alguna duda o quieres comentar...no dudes que leemos y contestamos todos los mensajes.

Neus y Sonia, el equipo de Pienso...luego cocino